Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
02 de julio de 2022
Síguenos en:

Restaurante Bistronómika con Carlos del Portillo al frente: una apuesta segura

Escrito el en Noticias

La moraleja

«En Bistronómika sentimos y respiramos mar» 

En la céntrica calle Ibiza de Madrid, el arte de la cocina marinera y la manera más artesanal de elaborarla, se conjugan en un espacio con sentido de la tradición y de la innovación, la mejor materia prima que nos da la inmensidad del mar y el gran respeto de su chef por este oficio.

Hablamos de Bistronómika, un sueño cumplido para Carlos del Portillo, instruido en la Escuela de Hostelería de la Casa de Campo, donde otros grandes de la gastronomía española como Paco Roncero, Mario Sandoval o Arzak se han formado. Ha pasado por el Ritz, por el Casino de Madrid y por muchos otros restaurantes hasta llegar a este espacio gastronómico que nacía en el barrio de Las Letras en 2016 y que ahora comienza un nuevo camino de la mano del grupo Bulbiza.

Carlos lo tiene claro, la clave del éxito de Bistronómika no es otra que ofrecer un producto de muy alto nivel y tratarlo con técnica tradicional como el fuego. Aquí todo pasa por las brasas y, por supuesto, el punto del asado es su secreto mejor guardado. «Es esencial que un pescado esté jugoso, que no quede seco, el producto con el que trabajamos es muy costoso y hay que darle sencillez y brillo», destaca el chef.

Un restaurante consagrado al mar, a la parrilla, a la cuchara. Pescados, mariscos, guisos tradicionales, platillos marineros… Una elaboración que requiere de mucha creatividad y disciplina. «Creo que ser imaginativo es esencial en esta profesión, si no te estancas; renovar los productos de tu cocina y generar nuevas ideas», son esenciales para Carlos del Portillo. También ser muy estrictos con el orden y la limpieza, una de las máximas de cualquier cocinero.

Para Carlos, los meses de otoño e invierno son los mejores para los pescados y mariscos, que están en perfecto estado, llenos de grasas naturales que las brasas y el fuego se encargan de poner a punto.

Para esta temporada nos propone los pescados de costa, que se alimentan de mucho marisco, verduras como alcachofas y cardo; y los guisos de legumbres, que se convierten casi siempre en platos de mar y montaña, por ejemplo, unas fabes con pichón francés y bogavante gallego. Y para estas fechas navideñas nos recomienda un buen pescado asado y algo de marisco fresco, nunca congelado. Así siempre triunfarás.

Ahora nos falta hablar del espacio, porque los sabores y aromas ya sólo nos queda probarlos y sentirlos en el propio restaurante. Y es que en Bistronómika prima la sencillez y la luz, un lugar donde la madera de roble es casi protagonista. Y como de buena materia prima va la cosa, no falta un buen mostrador lleno de mariscos y pescados frescos presidiendo la sala. Además, como valor añadido, cuentan con un salón privado muy cerca del local para reuniones de trabajo y eventos.

www.bistronomika.es



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja