Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
25 de septiembre de 2022
Síguenos en:

Puesta a punto sin prisas – Grupo Pedro Jaén

Escrito el en Noticias

La moraleja

La llegada del buen tiempo hará que muy pronto nuestras agendas se llenen de eventos y celebraciones y casi sin darnos cuenta lleguemos de vacaciones. Para lucir nuestro mejor aspecto, en Grupo Pedro Jaén La Moraleja nos proponen una planificación de tratamientos estéticos, tanto faciales como corporales, para que nos dé tiempo a llegar en perfecto estado de revista sin prisas ni agobios.

“No es necesario ni conveniente hacer todos los tratamientos a la vez. De hecho, logramos mejores resultados si los distribuimos adecuadamente a lo largo de las semanas empezado en esta época. Da tiempo a que los tratamientos hagan su efecto, a hacer retoques y a adaptarnos a la evolución y necesidades de cada paciente”, explica la Dra. Vanja Pantic, especialista en medicina estética facial y corporal de Grupo Pedro Jaén La Moraleja.

De esta forma, en el centro médico apuestan por empezar los tratamientos en orden descendente. Por ejemplo, en marzo sería idóneo abordar el tercio superior del rostro con inyecciones de toxina botulínica para relajar el gesto, abrir la mirada y eliminar las arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo.

Por su parte, abril sería el momento adecuado para focalizarnos en el tercio medio aplicando procedimientos para proyectar los pómulos, mejorar la calidad de la piel y tratar la flacidez. Según las necesidades de cada caso, se puede recurrir a sustancias de relleno, sistemas de tensado cutáneo, mesoterapia, bioestimulación con plasma autólogo, radiofrecuencia o ultrasonidos.

Ya en el mes de mayo se podría pasar al tercio inferior del rostro concentrándonos en hidratar o voluminizar los labios, definir el arco mandibular… y tratar el cuello para mejorar su aspecto trabajando sobre las manchas, arrugas y, sobre todo, la flacidez que suele afectar más a esta zona.

Finalmente, junio sería el mes ideal para llevar a cabo, siempre que sea necesario, retoques de los tratamientos que hemos ido aplicando en los meses anteriores y lograr así un resultado perfecto a nivel global.

TRATAMIENTOS CORPORALES DE AQUÍ AL VERANO

Con respecto a los tratamientos corporales, la doctora Pantic es partidaria de llevar a cabo cinco semanas intensivas seguidas de una fase de mantenimiento con sesiones cada 15 días.

Así, durante el periodo de tratamiento intensivo lo ideal es realizar una sesión semanal de aparatología; radiofrecuencia, ondas de choque… según las necesidades de cada paciente, combinadas con dos sesiones semanales de mesoterapia profunda con un cóctel de principios activos que la especialista va modificando según la evolución de cada caso. “Esta mesoterapia está dando unos resulta[1]dos muy satisfactorios para los pacientes. El hecho de llegar a zonas más profundas de la piel nos permite trabajar directamente sobre la celulitis, la grasa localizada, el edema… y no solo se trata de un procedimiento más efectivo que la mesoterapia convencional; además es indoloro y no provoca hematomas”, resume la Dra. Vanja Pantic.

La especialista de Grupo Pedro Jaén La Moraleja incide, además, en que “la constancia y la regularidad a la hora de seguir estos tratamientos, unido a la aplicación de algunas rutinas sencillas en casa consigue una mejoría evidente que se puede prolongar en el tiempo con sesiones de mantenimiento que hacen que cuidarse sea algo mucho más fácil”.

Grupo Pedro Jaén La Moraleja. C/ Estafeta, 8. Planta baja. La Moraleja. Tel: 916 504 114| 690 738 513



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja