Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
27 de mayo de 2022
Síguenos en:

Ponte en manos de profesionales y mantén A Raya las plagas

Escrito el en Noticias

La moraleja

A RAYA®– Servicio de Control de Plagas en Madrid empresa autorizada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para prestar servicio de control de plagas nos habla de un nuevo huésped habitual en nuestros hogares y negocios: la rata gris de alcantarilla y de la importancia de su control.

La rata gris (Rattus novergicus) es la típica rata que todos conocemos. Por lo general, habita en el alcantarillado sin causar ningún problema.

Sin embargo, cuando su población es excesiva, suelen acabar invadiendo nuestros espacios, donde sí pueden llegar a generar graves perjuicios, tanto sanitarios, como económicos.

Las ratas son capaces de transmitir numerosas enfermedades (leptospirosis, tiña, sarna, salmonelosis, etc.). Es por ello necesario, proceder a su control.

Además del riesgo sanitario, también pueden llegar a causar un importante daño económico al roer casi cualquier material a su alcance (cables de luz, alimentos almacenados, tuberías, etc.).

Cuando hablamos de controlar una plaga de roedores, es necesario recurrir al término “umbral de tolerancia”. Dicho término, hace referencia al límite (cantidad de roedores) que estamos dispuestos a tolerar. Este límite varía en función de la instalación afectada. Mientras que en el alcantarillado se considera normal que haya un cierto número de roedores, en una vivienda o en un almacén de alimentos, dicho umbral de tolerancia es cero.

Por tanto, es importante, mantenernos alerta y ante la más mínima sospecha de presencia de ratas, contactar con un profesional para proceder a su control.

Entre los indicios que deben hacernos sospechar de presencia de ratas, los más habituales, son:

  • Aparición de excrementos y materiales/alimentos roídos (véase imagen)
  • Ruidos en falso techo (más frecuentes en horario nocturno)

Los métodos para el control de una plaga de roedores son muy variados. Por lo general, necesitaremos recurrir a varios tipos de actuaciones. Por un lado, debemos eliminar los roedores que hayan accedido a las instalaciones, y por otro, impedir que el problema se repita. Para ello habrá que analizar la situación y detectar posibles factores predisponentes sobre los que, en su caso, habrá que actuar.

Para evitar que el problema llegue a las viviendas, es de vital importancia, vigilar las zonas comunes de las urbanizaciones y comunidades de propietarios. En A RAYA® son especialistas en el control de roedores.

Más información en la web (www.araya.es) o en el  tel. 91 593 63 89



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja