Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
16 de agosto de 2022
Síguenos en:

Nuria Pérez Matesanz – Doctora en Comunicación Audiovisual y directora de escena

Escrito el en Noticias

La moraleja

Con un perfil variopinto, como ella misma lo define, Nuria Pérez Matesanz es doctora en Comunicación Audiovisual, actriz, escritora y directora de escena; y desde hace algunos años compagina su labor artística con su trabajo como profesora de Lengua Castellana y Literatura en institutos. Además, es coautora de varias publicaciones.

Nos habla de su faceta como escritora gracias a su amor por las artes y las humanidades, que le viene casi desde la cuna. “A mi manera de entender, en la mente fantasiosa de la niña que aún soy, todo está conectado. Cuando era pequeña mi madre se inventaba cuentos para nosotras, los escribía y los ilustraba. Según fui creciendo me leía sus novelas, sus artículos, sus poesías… Ella fue la primera maestra”.

Así nació esa inquietud, gracias a las historias que contaba su madre. Ya después, al terminar el doctorado, necesitaba dar salida a todo ese amor por el cine de una manera menos académica. Fue en aquel momento cuando comenzó a explorar el mundo del ensayo y quedó fascinada. “Conocí a Nacho Cagiga, mi compañero de aventuras literarias, que me animó a publicar. Desde entonces seguimos rescribiendo y descifrando ese instrumento mágico para contar historias, sensaciones, miradas…”

Sin duda, sus obras son fruto de su pasión por el arte de contar historias. “A veces me siento en la orilla para ver cómo las cuentan otros, para aprender de ellas, degustarlas y darlas a conocer. Otras veces intento ser yo quien las cuenta, utilizando mi mirada o proyectando la de otro a través de un personaje”.

Entre sus numerosas publicaciones, nos paramos en una, “Cine coreano contemporáneo, entre lo excesivo y lo sublime”, donde aborda el boom del cine de Corea del Sur. Y es que ahora no sólo el cine y la televisión coreana están de moda, también su música, cosmética y gastronomía.

Para ella era importante ponerlo en el papel para abordarlo en profundidad, ya que el cinema coreano es de los pocos que nunca dejan de sorprendernos. Algunos de sus autores han conseguido dar coherencia a unas líneas narrativas nada convencionales y con giros antes inconcebibles.

“La vertiginosa simbiosis entre violencia y candidez extrema que revela la obra de Park Chan-wook (o del recién aclamado Bon Joon-jo), la delicadeza desgarrada de Lee Chang-dong, las variaciones sobre una partitura de acciones cotidianas que nos regala Hong Sang-soo, hacen gala de un sincretismo cultural que ha florecido de una manera extraordinaria en este país bicéfalo, un país que aún tiene sus heridas abiertas (no solo las recientes sino las propiciadas por los abusos de sus países vecinos) y que es capaz de explorarlas sin prejuicios ni remilgos”, explica.

Nuria también es coautora de “Manifiesto Widerberg”, un estudio crítico dedicado a la filmografía del director sueco Bo Widerberg a través de varios ensayos que analizan sus películas para cine y televisión.

De sus nuevos proyectos, que son muchos, nos adelanta que tiene varias ideas en el cajón relacionadas con el cine nórdico, que nos confiesa que es una de sus mayores debilidades. “Me planteo escribir sobre un par de directoras extraordinarias, una de ellas injustamente olvidada, a mi entender, que es Mai Zetterling”. También trabaja en un cortometraje sobre dos adolescentes, un proyecto que camina a paso lento, pero quizás vea la luz el próximo año.



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja