Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
27 de octubre de 2020
Síguenos en:

Las «caceroladas» se van a repetir todos los días a las 21h en la Plaza de La Moraleja

Escrito el en Noticias

La moraleja

El pasado sábado, tuvo lugar en la Plaza de La Moraleja, una concentración de varios cientos de personas con una premisa común: protestar contra el gobierno de Pedro Sánchez y su gestión de la crisis del COVID-19. Las voces se alzaban pidiendo la dimisión del gobierno y «por una España libre de mordazas». Los vecinos, armados con cacerolas y banderas de España fueron convocados a las 21h00 de la noche y la concentración se desarrolló,según fuentes de la policía, con un comportamiento ejemplar de los manifestantes: todos ataviados con mascarillas y respetando al máximo la distancia de seguridad.

Lo que nació como algo espontáneo en la calle Núñez de Balboa del barrio de Salamanca con un grupo pequeño de vecinos, se ha replicado y multiplicado, y ya va cogiendo forma y cuerpo. Cada vez hay más personas. Cada vez son más jóvenes. Esta protesta colectiva, como la han definido los vecinos, se ha replicado en otras zonas de Madrid como los barrios de Mirasierra, Montecarmelo o Aravaca. También se han extendido a otras ciudades y pueblos de la Comunidad de Madrid, como Pozuelo de Alarcón, Majadahonda o Galapagar.

Estas «caceroladas» se van a repetir todos los días a las 21h en la Plaza de la Moraleja.

«No vamos a parar» aseguraba uno de los jóvenes manifestantes. Y así es: cada día son más y cada día hacen más ruido.

 

 

 

 



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja