Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
11 de diciembre de 2019
Síguenos en:

La Moraleja.com entrevista a Joaquín Coronado, confundador de Podo – luz 100% verde

Escrito el en Noticias

La moraleja

“La Moraleja y El Encinar pueden abanderar el autoconsumo solar en España”

El sector de la electricidad cambia con rapidez. Las tendencias de consumo, con clientes más informados y concienciados medioambientalmente, junto con la digitalización y la nueva normativa, transforma el mapa de empresas y la manera en que gestionamos la energía en nuestras casas.

Podo es una comercializadora independiente que nació hace casi tres años. Con más de 50.000 clientes, desarrolla un modelo de servicios integrados que marca la pauta de una nueva forma de entender la energía. La Moraleja y El Encinar son los enclaves elegidos para el lanzamiento de su innovadora propuesta de autoconsumo eléctrico. Hablamos con Joaquín Coronado, su consejero delegado, uno de sus fundadores y vecino de El Encinar.

Lamoraleja.com.-  ¿Cómo surge la idea de crear Podo?

Joaquín Coronado.- Hace tres años, Eugenio Galdón, fundador de ONO, y yo nos preguntamos por qué tras 15 años de liberalización, el sector eléctrico permanecía prácticamente inmóvil. Las compañías de toda la vida seguían dominando el mercado y la satisfacción de los clientes continuaba siendo muy baja, incluso la peor frente al resto de los servicios al hogar. Así nació Podo, para dinamizar la transición energética, en la que el consumidor debe ser el protagonista. Queremos repetir lo que conseguimos en ONO: colocar al hogar en el centro de nuestra actividad y proveerle de servicios de gran calidad a precios competitivos.

 LM.- Se asocia la electricidad a un producto cautivo… ¿cómo combatir esto para crecer en un mercado tan competido?

JC.- Apostamos por un modelo que prima la confianza del cliente frente a estrategias low cost, que no son sinónimos de confianza, aunque nuestros precios sean de facto muy ajustados. Nos convertimos en su asesor energético, dando confiabilidad y transparencia con servicios innovadores. Trimestralmente, enviamos un informe explicándole sus niveles de consumo y cómo puede mejorarlos para ser más eficiente y ahorrar. También, de si tiene más potencia contratada de la necesaria, para que no pague por lo que no usa. Esto, que desde octubre de 2018 es obligatorio para las comercializadoras que prestan el servicio regulado, Podo lo convirtió en norma propia mucho antes.

 LM.- ¿Por qué Podo es un modelo disruptivo?

JC.- Ofrecemos una forma diferente de contratar y gestionar la energía, haciendo fácil, flexible e interactivo lo que otros han hecho creer que es complejo, estático y unidireccional. El cliente contrata online, puede consultar su consumo en cualquier momento, ponerse alertas, dividir la factura entre varios… Hacemos de la energía un servicio personalizado, porque cada cliente es distinto.

 LM.- ¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos años?

JC.- Muy satisfactoria. Hemos ido incorporando una relación de productos que nos permiten integrar muchos servicios del hogar vinculados a la energía. Comenzamos dando electricidad (origen 100% renovable). Después, el combinado luz/gas y mantenimiento. Agregamos descuentos en la factura de luz por repostar en estaciones de Galp, nuestro socio estratégico. Basta con presentar la tarjeta móvil FastHogar en las estaciones de Alcobendas y Sanchinarro… Una propuesta de valor sólida frente a otras alternativas. Con ya más de 50.000 clientes, prevemos cerrar 2019 con 70.000.

LM.- ¿Por qué el salto a las instalaciones de autoconsumo?

JC.- Constituye un paso natural en nuestro desarrollo de negocio. La reciente aprobación de las medidas para fomentar esta alternativa de consumo es un espaldarazo para la transición ecológica, como ya lo era en otros países de Europa, con menos sol. Hay mucho interés en nuevas opciones de ahorro y de ser más responsable medioambientalmente utilizando energía limpia. Podo quiere ser partícipe activo de esta evolución.

 LM.- ¿Podría explicar de forma sencilla en qué consiste el autoconsumo?

JC.- Consiste en instalar placas solares fotovoltaicas que producen electricidad en los tejados y conectarlas a la instalación eléctrica interna de nuestras viviendas. Cuando hay sol, la electricidad generada se autoconsume y, si la producción supera al consumo propio, se exporta a la red de distribución eléctrica. Una vez al mes se hace la denominada compensación: la electricidad exportada se resta de la consumida. Este balance maximiza el ahorro, ya que la electricidad no utilizada en el momento se vuelca a la red , que la devuelve cuando la necesitamos: como si la red eléctrica fuera nuestra batería de almacenamiento.

 LM.- Pero muchas viviendas ya podían instalar placas solares… ¿por qué hay ahora un punto de inflexión?

JC.- La novedad es la compensación. El gobierno acaba de regular que la red de distribución eléctrica compense las horas de sol en las que se produce con las horas nocturnas en las que se consume. Esto, que ya estaba regulado en muchos países europeos, permite que consumamos el 100% de la electricidad que producen las placas y mejora substancialmente la rentabilidad de la inversión.

 LM.- ¿Por qué La Moraleja y El Encinar para lanzar este servicio?

JC.- Reúnen las condiciones idóneas para beneficiarse del autoconsumo. Suman más de 4.500 viviendas, de las que 3.350 son unifamiliares y tienen tejado para instalar placas. Juntas, representan un consumo medio anual de 7.350 kWh, más del doble de la media de los hogares españoles, que supone la emisión de más de 12.500 toneladas anuales de CO2. Con el autoconsumo, sus habitantes podrían evitar al menos un 50% de estas emisiones, además de ahorrar más de un millón de euros al año en la factura eléctrica. El potencial de instalación es de hasta 11,5 megavatios de potencia solar, que pueden convertir a La Moraleja y el Encinar en abanderados del autoconsumo en España y de compromiso medioambiental, porque la energía renovable que realmente elimina emisiones contaminantes es la que no consumimos de la red porque la producimos con nuestras propias placas.

LM.- ¿Está enfocado solo a viviendas unifamiliares ?

JC.- Aunque el potencial del autoconsumo en viviendas unifamiliares es mucho mayor, también se logra un excelente retorno si los vecinos de una comunidad comparten la instalación.

LM.- ¿Cuál puede ser el ahorro de una vivienda tipo?

JC.- El ahorro medio anual de la factura eléctrica puede llegar al 40%; es lo que yo voy a conseguir en mi casa. A esto se suman los incentivos de los ayuntamientos de Alcobendas y Madrid, que bonifican el 50% del Impuesto de Bienes Inmuebles por instalación.

LM.- ¿Qué aspectos concretos cubre su solución de autoconsumo?

JC.- Podo da el servicio completo. Primero, calculamos la instalación de autoconsumo más apta para cada vivienda. No se trata de llenar el tejado de paneles, sino de instalar la potencia óptima que maximiza el retorno de la inversión para que supere el 10% después de impuestos. Con nuestra tecnología, sabemos la producción solar en cada hora del año, especialmente en Madrid, y en base al consumo horario de cada hogar le diseñamos la instalación óptima. Tras una visita previa, elaboramos un presupuesto gratuito. También en la ejecución nos ocupamos de todo, incluso de la inscripción en los ayuntamientos para tramitar la bonificación. Una vez operativa la instalación, nuestra plataforma tecnológica supervisa su funcionamiento.

LM.- ¿Con qué recursos y experiencia cuentan para llevar a cabo estas actividades?

JC.- Tenemos la plataforma tecnológica más avanzada del mercado, en la que llevamos tres años invirtiendo en big data e inteligencia artificial, y que ha sido reconocida por empresas como Google. Tenemos Sainsol Energía, fundada también por nosotros, especializada en instalaciones de autoconsumo y que lleva años operando en España, Latinoamérica, EE.UU. y Japón, y un acuerdo con IBC Solar, líder del autoconsumo en Alemania. Una instalación debe durar 25 años y para lograrlo hay que instalar equipos de garantía y mantenerlos adecuadamente.

LM.- ¿Cómo es la factura de autoconsumo?

JC.- La simplicidad de la factura es otro diferencial de Podo desde su origen. Frente a la complejidad que prevé la regulación, nosotros facilitamos una factura comprensible a la primera, sin necesidad de estudiar ingeniería. Refleja una cuota fija con los costes no dependientes del consumo (potencia, contador…) y el cargo por el uso de la red de distribución en función de los kWh importados. También incluye el balance de energía importada menos la exportada a un precio fijo por kWh. Seremos la única comercializadora que va a comprar el kWh de electricidad exportado a la red al mismo precio que el del kWh importado.

 LM.- ¿Cómo sabemos si nuestra vivienda es apta para una instalación de autoconsumo fotovoltaica?

JC.- En Podo y Sainsol hay un equipo para este servicio de La Moraleja y El Encinar. Se puede contactar mediante el 91xxxxxx o a través de  www.mipodo.com/lamoralejasolar. Nuestra oficina está en la Avenida de Burgos, a menos de diez minutos. En un primer contacto, solo solicitamos la dirección para hacer un estudio previo del potencial de autoconsumo de la casa. Después, tras una visita definimos el presupuesto y el detalle de cómo sería la instalación, para que no afecte al interior ni haya cables visibles. En dos días queda funcionando e integrada en nuestra plataforma tecnológica para su supervisión.

MI PODO

www.mipodo.com

900 444 900

 



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja