Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
18 de septiembre de 2020
Síguenos en:

Ikebana, encuentra tu equilibrio interior

Escrito el en Noticias

La moraleja

Leslie Weinstein, es una vecina de La Moraleja, maestra de Ikebana de la Escuela Sogetsu en Madrid,  que nos da la posibilidad de iniciarnos en este arte del arreglo floral japonés, también conocido como kadō («camino de las flores»), cuyo origen se remonta a las antiguas ofrendas florales al Buda en el siglo VI, con el cual desde sus inicios fue un arte espiritual.

Leslie nos cuenta su experiencia y su manera de trabajar:

«La belleza de cada etapa:

A menudo llego entusiasmada a mi taller con alguna flor o rama y luego por una u otra razón la tengo que dejar en agua para poder utilizarla en un momento más oportuno. Comienza a pasar el tiempo y me entra angustia que el material se va a pasar y no lo voy a poder utilizar «en su máxima expresión».
¿Cuál es esa máxima expresión? Hay belleza siempre, es una distinta belleza, pero belleza al fin y al cabo. Hay que saber primero aceptarla para luego poder resaltarla.

En nosotros mismos, ese paso del tiempo nos ha otorgado: sabiduría, experiencia, conocimientos, y otros muchos aportes, además de marcas de expresión que tanto significado traen consigo.
Valoremos y agradezcamos por haber llegado hasta hoy con todas estas nuevas adquisiciones, y resaltemos lo que sí tenemos.
¡Gracias al paso del tiempo!

En este arreglo utilicé una hortensia que me encontré seca en la calle. Por lo visto no consiguió culminar su camino hasta el contenedor de poda. Iba  conduciendo cuando la divisé, tuve que dar la vuelta en la rotonda para volver a recogerla, no podía no llevármela. Ahora decidí usarla, pintándola con un spray morado.
Las ramitas las recogí al lado de un riachuelo, algunas hace un mes y medio y otras la semana pasada. Las que tienen mes y medio ya estaban secas, con lo cual al manipularlas crean líneas rectas, mientras que las más frescas sí mantienen sus curvas. Me gustó el contraste de las líneas rectas y curvas en referencia al paso del tiempo: la lozanía del material recién recogido, así como la sequedad y rigidez  del que tenía más tiempo.

 

¿Conocéis el concepto Wabi-sabi?
Es un concepto estético japonés que describe la belleza de lo impermanente e imperfecto. En Ikebana lo utilizamos para resaltar esa belleza como un plus en nuestras composiciones.

En la Escuela Sogetsu tenemos 50 principios, el primero dice que las flores hermosas no siempre hacen un hermoso arreglo de Ikebana.

En este arreglo utilicé una hoja de esterlicia, que adquirió una preciosa forma al secarse en contraposición con una rama floreada de lagerstroemia. Recordamos la importancia del espacio vacío para resaltar el espacio ocupado. Considero que esta práctica se extiende en distintos aspectos de nuestras vidas; muchas veces el silencio refuerza las pocas palabras que decimos.

 

Clases Online de Ikebana Escuela Sogetsu

Leslie Weinstein ofrece cursos de Ikebana en español para que los hagas cuando a ti mejor te convenga, en tu propio tiempo y a tu propio ritmo. El encuentro con la naturaleza, el contacto con las flores y ramas te aporta vida, energía y entusiasmo, además y sobretodo de equilibrio interior nutriendo tu alma. Desarrollarás tu creatividad creando esculturas vivientes que transmitirán la mejor de las energía en el lugar que las coloques.
¡Anímate y hazte un regalo a ti mism@!


Para más información pincha aquí

 

 

 



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja