Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
28 de septiembre de 2022
Síguenos en:

Héctor Valdés – Prestigioso cirujano plástico y artista escultor

Escrito el en Noticias

La moraleja

El doctor Héctor Valdés rompe con todos los esquemas de la medicina tradicional y del trato directo con el paciente. Para él, la conexión entre cirugía y arte es total. Y va más allá. Considera que en las facultades de medicina faltan clases de dibujo, volumen o espacio.

“En mi opinión hay grandes cirujanos, muy técnicos, pero con resultados poco naturales, ya que el manejo de la armonía, de la proporción y de la propia belleza, no forman parte del currículum de formación”.

Este cirujano plástico, que si nos ponemos pretenciosos podemos decir que es, tal vez, el mejor en Chile, lleva más de 30 años investigando y estudiando esa búsqueda de la perfección, de la armonía. Esa es la única forma de conseguir resultados naturales, asegura.

Hace unos años aterrizó en España para importar, en nuestro país, el buen hacer de la medicina estética desde su palacete de El Escorial, en HighCare Clinic. Ciencia y arte a través de refinadas técnicas quirúrgicas, ayudando a sus pacientes a recuperar y potenciar su natural belleza personal.

Lamoraleja.com.- La cultura de la cirugía estética ya lleva mucho tiempo implantada en los países latinoamericanos y en Asia. ¿Cómo ve España en este sentido?

Héctor Valdés.- Respecto a la cirugía estética, la mujer española no lo tiene fácil porque no lo comenta socialmente, incluso lo oculta. Esto finalmente es un problema, ya que en Latinoamérica los hombres y mujeres que se operan, lo cuentan abiertamente a sus amigos, compañeros de trabajo y conocidos.  Esto permite que las personas literalmente comparen sus resultados. Allí un cirujano que no tenga buenos resultados es prácticamente desahuciado por el mercado. En España, en cambio, casi nadie tiene referencias de otras personas operadas. Esto quiere decir que mucha información viene de publicidad pagada, incluso por televisión, y qué representa el esfuerzo comercial de grandes compañías con una excelente campaña de marketing. Esto tiene un valor infinitamente menor a la recomendación directa de alguien que sí se ha realizado una cirugía y comenta positiva o negativamente su resultado.

Ante esto, el paciente en España está en una situación de vulnerabilidad, ya que no tiene referentes en los cuales apoyarse y su decisión -en un altísimo porcentaje- obedece simplemente a una buena campaña comercial y no a un convencimiento de una experiencia realizada por alguna persona conocida.

LM.- ¿Qué es lo que más piden las españolas?

HV.- Lo que más piden son cirugías en el rostro para verse descansadas, como retirar las bolsas y el exceso de piel de párpados; y en el cuerpo, corregir desequilibrios en el tamaño del busto porque falta volumen o porque está exagerado o caído. También la cirugía para mejorar cintura y abdomen es frecuente, así como lipoaspiración para mejorar cualquier imperfección en el contorno.

LM.- ¿Y los hombres?

HV.- Los hombres piden la eliminación de bolsas en los párpados, pero también la eliminación de papada. Muchos ejecutivos solicitan abiertamente un rejuvenecimiento del rostro. En el cuerpo, lo más demandado entre los hombres es una lipoaspiración para eliminar exceso de grasa en el contorno de la cintura, y algunos en la zona del busto.

LM.- ¿Alguna vez desaconseja operaciones?

HV.- Cada día desaconsejo operaciones ya que tengo muy en cuenta que más allá de una cirugía, lo que busco es crear un mayor bienestar, y a veces nos equivocamos pensando que una cirugía se lo va a proporcionar. Hay personas que ven una fantasía en un busto grande, pero en muchas ocasiones debo insistir en que un busto grande hace que la persona parezca que tiene sobrepeso, por ejemplo. Además, tiene más peso sobre su piel y provocará una caída acelerada. En resumen, se puede transformar en una decisión equivocada. Acepto los aumentos mamarios cuando realmente se justifican, pero siempre indico tamaños sobrios y elegantes. Lo mismo ocurre con otras cirugías. Lo importante es no sobre indicarlas y que el resultado sea natural, ya que la artificialidad anula completamente la belleza en una persona.

LM.- Lleva más de 30 años trabajando como médico en Chile, y ahora también en España en HighCare Clinic.

HV.- El paciente que tiene interés en mi trabajo pide una cita en una consulta muy especial, que es una gran casona en El Escorial, un antiguo palacete que literalmente reconstruí, y que proporciona muchísima calidez en un momento muy importante para quien ha tenido que vencer muchísimos temores, como desnudarse psicológicamente y hablar de sus complejos, algo que no es habitual ni común y que posiblemente incluso no lo haya comentado con su propia familia.

Por ello mi consulta es una gran conversación en la que yo pueda conocer el perfil de quien me busca, y más allá de una cirugía, que en muchas ocasiones consideraría innecesaria, si pretendo dar un real consejo profesional a quien ha tenido la confianza en elegirme. Algunas veces será una cirugía, muchísimas veces no.

LM.- ¿Por qué Madrid?

HV.- Porque lo que más me gusta de España, en primer lugar y con diferencia, es vivir en Madrid. Su gente te hace sentir querido, como en casa, uno más, de tú a tú. Esta es la gran riqueza de Madrid, una ciudad que comparte su orgullo con quienes se instalan a vivir allí. Luego la gastronomía, por supuesto, y a continuación la historia, sus castillos y patrimonio; y su situación, ¡está en el centro de todo! En resumen, Madrid es la gran capital, ya no sólo de España sino como el referente cultural y la capital de Hispanoamérica.

LM.- ¿Háblenos de su sensibilidad por el arte, de su faceta artística?

HV.- Yo siempre quise ser arquitecto y he tenido pasión por el arte desde mi época del colegio. Siempre ha estado conmigo y así es como he progresado con mis estudios  de escultura,  actividad a la que también dedico bastante tiempo. De hecho, ya estoy preparando al menos tres exposiciones de mis esculturas, aquí en España, en Chile y en Estados Unidos.

De momento mis obras abstractas son las de mayor tamaño, y las figurativas del cuerpo humano, de pequeño formato; pero ya estoy trabajando una serie de un tamaño intermedio que tengo la certeza que tendrá éxito.

HighCare Clinic. C/ Juan de Toledo, 21. San Lorenzo de El Escorial. Madrid – Tel.: 91 896 01 00 info@highcareclinic.eswww.highcareclinic.es

 



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja