Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
04 de diciembre de 2021
Síguenos en:

Escenium – pequeña cocina de lujo

Escrito el en Noticias

La moraleja

Proyecto de ESCENIUM DESIGN:

Para tener una gran cocina no es necesario disponer de grandes espacios. Este proyecto es un ejemplo, una cocina de diseño donde se aprovecha hasta el último centímetro. Sus líneas y volúmenes no son conceptos únicamente estéticos, sino que su interior hay capacidad de almacenaje y ocultan electrodomésticos integrados.

Utilizando la luz natural de la vivienda y para ir en armonía con el resto de las estancias de la vivienda, se han empleado materiales cálidos y sencillos como son la madera (para separar la zona del comedor) y vidrio blanco y Corian (para la zona de trabajo y almacenaje).

Además, está altamente equipada con electrodomésticos de tecnología punta como la campana integrada en la propia placa (Bora), cafetera integrada, microondas y horno vapor (Neff) y vinoteca con dos secciones de temperatura (Pando).

Escenium es líder en diseño de interiores especializado en cocinas. Sus diseños de lujo tienen un claro protagonista: los materiales nobles que sirven de inspiración para sus proyectos y aportan a sus creaciones un sello de lujo exclusivo y sofisticado. Cuentan con un showroom completamente fuera de lo común, exclusivo y diferente. Un laboratorio de ideas donde la imaginación no tiene límites y la geometría no es más que un desafío.

c/Tomás Redondo 3, Madrid (cita previa)

Tel: 911 645 560 – 656 582 226

info@esceniumdesign.com



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja