Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
06 de agosto de 2021
Síguenos en:

El despertar de la primavera con los almendros y los narcisos – Leslie Weinstein

Escrito el en Noticias

La moraleja

Leslie Weinstein, vecina de La Moraleja, es maestra de Ikebana, el arte floral tradicional de Japón. Un arte que va mucho más allá de colocar las flores en un jarrón. Fomenta una forma de ser en consonancia con nuestro entorno teniendo en cuenta el bienestar de todos, obteniendo así una conciencia ecológica. Un artista del Ikebana utiliza lo esencialmente necesario, el exceso se considera despilfarro. Así aprendemos la necesidad de preservar y cooperar con la naturaleza en lugar de adquirir y extraer.

Lo que comenzó como ofrendas florales para honrar las almas de nuestros antepasados, se convirtió en las elegantes composiciones que vemos hoy en día.

Nos entusiasmamos con la belleza que la naturaleza nos brinda cada día nutriendo nuestras almas de agradecimiento y amor.

Se asoma ya la primavera, y con ella el renacer de nuevos brotes y flores, el colorido, la alegría, la calidez, en pocas palabras la renovación y con todo ello la ilusión. Los almendros son los primeros en avisarnos, uno de los significados de la raíz de la palabra almendro en hebreo quiere decir despertar.

Ikebana está compuesta por 2 términos: Ikeru que quiere decir viviente y hana que es flor, es decir flor viviente, al componerlas en un nuevo arreglo les damos una nueva vida a las flores aportándoles nuestra creatividad.

Para Leslie, el camino de las flores (kado) es una filosofía de vida, una terapia para estar conectada con tu interior y conectar con el lado más hermoso de los seres humanos, la sensibilidad por la belleza. El proceso del arreglo es mucho más importante que el resultado final, trabajamos la paciencia, la sutileza, los detalles, entrenamos un ojo artístico, comenzando a ver belleza donde antes pasaba totalmente desapercibida.

Los narcisos también están entre esas primeras flores que nos anuncian la proximidad de la primavera.

En las clases semanales, se va aprendiendo técnicas variadas con los distintos materiales, esto nos da luego una mayor libertad para aplicar nuestra creatividad.

 

Puedes recibir su newsletter quincenal suscribéndote https://us19.admin.mailchimp.com/campaigns/show?id=4571088

 

Para seguirla en las redes:

www.leslieweinstein.com

instagram: leslie_weinstein

facebook: Leslie Weinstein Design



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja