Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
26 de mayo de 2020
Síguenos en:

¿Cómo convertir un jardín en un espacio exclusivo?

Escrito el en Noticias

La moraleja

Cuatro factores a tener en cuenta para convertir un jardín en un espacio exclusivo

Desde el origen de los tiempos el hombre ha mantenido una relación muy estrecha con la naturaleza, llegando a sentirse parte de ella, y ha tratado de modelarla a su antojo para adaptarla a su modo de vida. Un claro ejemplo de esto lo observamos en la creación de jardines, un elemento que constituye una importante parte del paisaje urbano, al cual muchas veces no prestamos la importancia que merece.

Los beneficios de contar con la presencia de un jardín en nuestro hogar son innumerables. Se trata de espacios esenciales para conseguir que nuestra mente entre en contacto con la naturaleza, ya que suponen un respiro en medio del ajetreo diario de las grandes ciudades. Un jardín puede llegar a convertirse en un auténtico oasis personal en el que vivir momentos de profunda desconexión.

Desde el estudio de paisajismo Fernando Pozuelo Landscaping Collection han analizado los factores esenciales para conseguir un jardín exclusivo que perdure en el tiempo:

Arte: “Si junto a tu biblioteca tienes un jardín, ya no te faltará nada”. Esta frase del filósofo Cicerón refleja la perfecta convergencia entre el arte y los jardines. El propósito de todo jardín exclusivo que se precie debe ser agrupar arte y naturaleza para conseguir crear belleza.

El paisajismo, que es considerado como el arte que planifica, diseña y conserva jardines, es capaz de transformar un espacio natural como si de un lienzo en blanco se tratase. La iluminación, con sus líneas tanto artísticas como escénicas, ayuda a acentuar la expresividad del jardín. La inclusión de obras artísticas, como esculturas o pinturas, o piezas exclusivas diseñadas a medida, como pérgolas, fuentes, duchas… que constituyen verdaderas piezas de arte en sí mismas, reflejan su perfecta combinación. Además, paisajismo y arte se retroalimentan constantemente, sirviendo el uno al otro de fuente de inspiración.

Filosofía: Tal y como se ve reflejado en el libro “Jardinosofía” del filósofo Santiago Beruete, los jardines no son únicamente una construcción material, sino también una creación intelectual. Una gran cantidad de filósofos e intelectuales han encontrado inspiración y refugio en estos espacios, representando un contexto privilegiado para la práctica de la filosofía, fomentando la transmisión de pensamientos y saberes. Esto viene a reforzar la idea de que los jardines nos proporcionan calma y bienestar.

Sostenibilidad: A la hora de diseñar un jardín, es importante hacerlo de la forma más respetuosa posible con el medio ambiente.  Los paisajistas abogan por la utilización de una serie de técnicas que permiten hacer un uso más eficiente de los recursos escasos, como el suelo o el agua, así como aplicar la sabiduría que tiene la propia naturaleza. Existen, además, acciones complementarias que pueden potenciar las características sostenibles de nuestro jardín, como la medición de la huella de carbono de cada proyecto. Esto permite diseñar un jardín capaz de contrarrestar la emisión de gases, gracias a la elección de determinadas especies con un mayor follaje que absorben más cantidad de CO2, o la reducción de la superficie de césped para disminuir el consumo de agua.

Personalidad: Si queremos que un jardín se convierta en un espacio exclusivo que pase a formar parte del legado familiar, debemos dotarlo de una personalidad propia que refleje la esencia de su dueño y plasme sus gustos y necesidades en ese entorno natural. Para conseguirlo, es fundamental que el paisajista se involucre en el proyecto hasta establecer con el propietario de la vivienda o espacio una estrecha relación que le permita conocer sus gustos y necesidades. Cada mirada es única y genera una relación entre el jardín y quien lo habita, un movimiento infinito en el que conviven la naturaleza y el placer estético.

Un jardín es una obra vital, moral y social, donde confluyen minuciosamente arte, filosofía y sostenibilidad, para ofrecer a su propietario un fiel reflejo de su personalidad, en el que se pueda sentir reflejado y que emane con su esencia”, declara Fernando Pozuelo. Todos estos aspectos pueden verse reflejados en su Colección Limitada de jardines, que transporta al paseante a través de una experiencia llena de secretos y misterios que combina, junto al paisajismo, otras artes como la escultura, la pintura o la literatura, gracias a un diseño personalizado por el propietario, logrando piezas únicas e inimitables.

 

 Sobre Fernando Pozuelo

Fernando Pozuelo es uno de los paisajistas con más prestigio de España, ampliamente reconocido por la singularidad y potencia estética de sus jardines e intervenciones, que aúnan creatividad e interés por las artes plásticas y la literatura. Con 25 años de experiencia en el sector de la jardinería y el paisajismo, hace una década que creó su propia firma, Fernando Pozuelo Landscaping Collection, que ha obtenido numerosas distinciones como los recientes Premio Best of Houzz 2018 y la Medalla de Oro de la Asociación Europea de Competitividad 2017, que se unen a dos menciones especiales en Casa Decor 2016.

 

 



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja