Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
27 de mayo de 2022
Síguenos en:

Colegio Suizo de Madrid, cuna de talentos

Escrito el en Noticias

La moraleja

Un nueva entrevista con alumnos que han pasado por el Colegio Suizo de Madrid.

Pedro Parra es un joven talento que, entre otras cosas, acaba de ser seleccionado tercer mejor graduado en diseño por la Sociedad Española de Excelencia Académica.

En primer lugar, ¿quién es Pedro Parra Moyano?

Un soñador. Dicen que un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido, y de las pocas cosas que sé acerca de mí mismo, una es que soy creativo.

Empezamos por la nostalgia. ¿Qué recuerdas con más cariño de tu paso por el Colegio Suizo de Madrid?

Habiendo pasado 15 años en el CSM sería imposible quedarme con un solo recuerdo, así que me quedo con uno del principio y uno del final: Cuando estaba en Kindergarten era tradición organizar un desayuno por el día de la madre. A él acudían los padres y se realizaban algunas actividades junto a ellos. Ese año hicimos un desayuno temático inspirado en el circo, que Eva Cincera nos ayudó a organizar, en el cual me tocó ser el mago. Con 3 años tuve que alzar una sierra más grande que yo y cortar a una compañera, gran amiga desde entonces, en dos mitades. Fue entonces cuando descubrí mi pasión por la magia. Pasaron gran cantidad de años y asignaturas, recreos, excursiones y alguna que otra tarde de castigo, pero la ilusión de ser mago siempre estuvo ahí, por lo que con 17 años quise hacer mi trabajo de madurez relacionado con la magia.

Actuación en Kindergarten en el CSM

Para el proyecto de madurez organicé una gala solidaria de magia con varios magos, un sponsor financió el teatro alfil junto a la gran vía, y el 11 de septiembre de 2015 orígenes de la ilusión recaudó más de 1.800€ donados a la asociación AMPARASin duda ha sido el trabajo que más

disfruté, y empecé a darme cuenta de que cuando algo nos ilusiona de verdad, podemos llegar a donde nos propongamos.

Fotos de una de las galas solidarias de magia organizadas por Pedro Parra

Y seguimos por lo más reciente. Acabas de ser seleccionado tercer mejor graduado en diseño por la Sociedad Española de Excelencia Académica y de ser admitido como miembro de la misma; resultaste ganador TOP TALENT en los Adobe Design Achievement Awards 2019, que se suman a una gran serie de galardones internacionales… ¿Qué significan para ti todos estos reconocimientos?

Significan todo, y espero que a la vez no signifiquen nada: La selección de la SEDEA es el broche final a una carrera que he disfrutado enormemente, y confirma una vez más, que cuando abandoné mis estudios en la Universidad de Zürich por el hecho de que allí no era feliz y empecé desde cero en ESNE, hice la mejor decisión posible. Lo mejor que aprendí ese año en Suiza, de forma autodidacta, fue la fotografía. Es una forma de expresión que me encanta y me ha brindado la posibilidad de ganar los Adobe Awards 2019 con mi proyecto “Music, the new Esperanto” y exponer de forma internacional. Ese premio llegó en segundo de carrera, y me dio la confianza en mi mismo para apostar por la fotografía y seguir fotografiando las historias no contadas que me apasionan.

Fotografía de “Music, the new Esperanto”. Del proyecto que ganó los Adobe.

Espero seguir recibiendo estos galardones que tanto reconocimiento al esfuerzo brindan, y espero también que después de recibirlos y pasada la euforia, no se me suban a la cabeza y dejen de significar nada. Creo que los mejores proyectos se realizan desde la humildad, la aproximación y respeto hacia él como si de nuestro primer trabajo se tratase. El ego nunca es bueno, especialmente en las profesiones creativas, dónde la opinión personal y los gustos juegan un rol muy importante, para bien o para mal.

Tu carrera profesional ya tiene, por tanto, un rumbo bien definido, ¿qué aspectos de lo aprendido en el CSM sigues usando en tu día a día en el mundo laboral?

Es una pregunta muy compleja, precisamente por todo el tiempo que pasé en el CSM desde tan pequeño. Más allá del conocimiento adquirido, creces con unos hábitos que se vuelven innatos: la independencia y el trabajo autónomo, el pensamiento crítico, el trato cercano y de igualdad con los profesores, el trabajo en equipo y la responsabilidad. Son hábitos o formas de ser que en mi día a día se han quedado.

Trabajo como freelance incorporando a colaboradores para cada proyecto, por lo que trabajo y dirijo equipos nuevos de forma periódica. Pensar de forma crítica y divergente a la hora de diseñar cualquier solución a un problema es fundamental, porque para mí la principal diferencia entre el arte y el diseño es que el diseño da respuesta a un problema, independientemente de su índole. Me gusta ser cercano con mis clientes e involucrarme al máximo, porque la creatividad con estrategia puede tener unos enormes beneficios para ellos y su negocio. Para eso el cliente debe depositar en ti toda su confianza y yo asumir toda la responsabilidad que ello conlleva. Y por supuesto, aunque no lo haya mencionado antes, los idiomas. Trabajar de forma internacional es una ventaja competitiva increíble.

Acabas de montar un estudio de diseño y creatividad estratégica, ¿qué más nos puedes contar sobre este proyecto? ¿Algún otro en mente que nos puedas contar?

The Creative Intelligence aplica la creatividad estratégica para hacer más con los mismos recursos de partida. Nuestro logotipo, un cisne de origami, transmite bien lo que tratamos de conseguir en cada proyecto: cuando nos enfrentamos a una hoja de papel en blanco, lo normal es pensar en escribir en ella, o quizá en dibujar, y aunque de ello puede salir una obra maestra, nosotros preferimos estudiar el medio, aplicando los pliegues justos y necesarios para crear algo absolutamente inesperado, y generar proyectos que acaban volando muy alto.

Fotografía publicitaria para ESNE, proyecto realizado recientemente en el estudio.

Realizamos proyectos creativos transversales, que mezclan diseño y branding, publicidad y comunicación, fotografía y vídeo o diseño y desarrollo web. Esta tranversalidad permite generar proyectos muy variados y punteros. Ahora mismo estamos trabajando los siguientes proyectos: Imagen corporativa, fotografías gastronómicas, campaña publicitaria y página web para un brunch en Sevilla; Web e imagen corporativa para una consultora de Fintech suiza; Web y documentación corporativa para un estudio de arquitectura en Sevilla y Web junto con página de LinkedIn y fotografías corporativas para una ingeniería de instalaciones en Madrid. Son sectores muy distintos entre sí a los que la creatividad siempre puede apoyar y maximizar sus beneficios.

Complemento mi trabajo en The Creative Intelligence con mi trabajo personal de fotografía, en el cual estoy preparando un proyecto muy personal acerca del boxeo, que me gustaría que resultase en una exposición, un pequeño cortometraje y el fotolibro del proyecto.

Hemos visto que también te dedicas a la magia. ¿Qué es lo que más te gusta de esta disciplina?

La ilusión. La que genera en los espectadores y la que nace tan dentro de mí cuando actúo. Un gran mago puede, aunque sea por un breve instante, evadirnos de todos nuestros problemas y nuestra rutina, y cuando lo logra, siente que tiene la mejor profesión del mundo.

Más allá del trabajo (y de la magia), ¿en qué te gusta emplear tu tiempo libre?

Soy muy inquieto, así que una semana estoy haciendo una cosa y la siguiente algo completamente distinto. En general me encanta leer, todas las noches intento sacar por lo menos un cuarto de hora para ello. Desde los 13 años boxeo de forma aficionada, y durante los entrenamientos desconecto totalmente, porque como boxeando estés pensando en otra cosa… todos sabemos lo que pasa. También salgo a pasear con la cámara y hago fotografía callejera (lo que yo llamo mis Photostories). Y a veces cuando me encaja, me gusta viajar solo. Estando solo desconecto, tengo tiempo para pensar despacio, aprendo y disfruto recorriendo cualquier sitio cámara en mano. Pronto me voy a Lisboa, ¡espero que os gusten las fotografías que haga!

Ya estamos terminando… Si tuvieras que definir el Colegio Suizo de Madrid en una frase sería…

Más que un colegio internacional, para mí el CSM es una escuela dónde se aprende a pensar. Quizá esa sea la síntesis de su educación.

Y, por último, ¿dónde te imaginas dentro de diez años?

Lo más probable es que no acierte nada de lo que escribo, porque soy mago, pero no tan bueno. En diez años espero haber descubierto nuevas ilusiones, haber avanzado en mi trayectoria fotográfica y que el estudio haya crecido a base de buenos proyectos. Me encantaría seguir viajando, quizá tenga una familia, pero lo que sin duda quiero es ser feliz. Porque como dice alguien a quien admiro muchísimo, “esto es para divertirse.”

Colegio Suizo de Madrid

Carretera de Burgos, km 14

28108 Alcobendas, Madrid

(+34) 91 650 58 18



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja