Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
06 de agosto de 2021
Síguenos en:

El Colegio St. George nos anima a unas Navidades diferentes pero llenas de ilusión

Escrito el en Noticias

La moraleja

Porque los niños son niños y deben de seguir con su vida de niños, el Colegio St. George quiere animarnos a unas Navidades en familia, llenas de ilusión:

«Este año la vida nos ha cambiado a todos los niveles. Nadie lo pone en duda. Igual que nadie duda de la responsabilidad individual para que esta situación pueda mejorar lo antes posible. La salud es el tesoro más preciado que tenemos y mantenerla es primordial.

Pero en este momento no podemos dejar que la situación nos paralice, tenemos que seguir adelante y tenemos la responsabilidad de que los niños sigan creciendo felices y seguros.

Desde el colegio británico St. George nos animan a reflexionar. Ellos han tomado todas las medidas posibles en el colegio para que los niños aprendan y disfruten de una forma segura y feliz, con unos protocolos específicos y efectivos. También han invitado a sus familias a hacer lo propio fuera del colegio, porque es responsabilidad de todos que la situación no vaya a peor.

En el colegio, los alumnos siguen las nuevas normas, llevan sus mascarillas todo el día sin que suponga un problema para ellos. Sus profesores les aplauden lo bonitas que son, lo bien que las llevan y lo responsables que son al usarlas correctamente. Por su parte, los niños entienden que los juegos han cambiado, que es mejor no acercarse demasiado y no compartir tanto; ahora más que nunca despiertan su gran imaginación para seguir jugando felices. Porque los niños son niños, y pese a la situación, deben de seguir con su vida de niños: con sus juegos, su ilusión, las preocupaciones que les corresponde. Ellos necesitan sentirse felices, ilusionados, queridos y comprendidos.

Mientras los mayores debemos de hacer todo lo que esté en nuestras manos para que la complicada situación actual mejore, también debemos de seguir prestando especial atención a los más pequeños. El estado de ánimo de los niños es en gran medida el reflejo del estado de ánimo que respiren en casa. Si los padres transmiten afectividad, los niños estarán felices. No hay que ocultarles la situación, pero tampoco hay que estar continuamente mostrándoles dramas que ellos no llegan a comprender. Porque creamos un sentimiento negativo que en ocasiones no saben gestionar.

Se acercan fechas especiales, entrañables; pero también momentos difíciles. Desde la posición de adultos, hay que conseguir que los niños salgan de esta situación manteniendo su ánimo lo mejor posible. Vamos a limitar nuestros contactos, nuestras salidas; pero también vamos a decorar la casa más bonita que nunca, vamos a hacer planes (caseros) juntos, a hacer que cada día sea especial, que se respire ilusión, a seguir alimentando su inocencia. Porque los niños son niños, y a pesar de todo, deben de seguir con su vida de niños.»

Colegio St. George

Calle Padres Dominicos, 1
28050 Madrid
Telf.: +34 916 508 440
Email: sec.madrid@stgeorge.es

 

Justo
Qué bonito
Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja