Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
27 de mayo de 2022
Síguenos en:

Brains Escuela Infantil, el desarrollo social, emocional y cognitivo, tres elementos claves en la etapa infantil

Escrito el en Noticias

La moraleja

La educación es un derecho humano, un bien público y una responsabilidad colectiva. Por ello, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 24 de enero Día Internacional de la Educación, para reconocer el papel que ésta desempeña en todos los ámbitos de la sociedad.

En las últimas semanas, de nuevo, este derecho se ha visto amenazado ante el aumento exponencial de contagios provocados por la variante OMICROM. La tendencia que seguirá estos primeros meses obliga a reforzar más que nunca y proteger el entorno educativo para garantizar este derecho. 

BRAINS NURSERY SCHOOLS, centro exclusivo de 0 a 6 años, además de las medidas y protocolos para minimizar el impacto de esta variante en la actividad diaria de la escuela está trabajando para dar respuesta a las necesidades actuales de los alumnos y sus familias ante este contexto.

Desde un punto de vista psicológico y social, se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones para conseguir la mejor adaptación de los niños a la escuela infantil ante una situación como la actual:

  • Información clara y con inmediatez a las familias respecto a los nuevos protocolos establecidos y seguimiento de incidencias.
  • Intentar reducir la ansiedad que provoca la posibilidad de contagiarse: los niños por lo que sabemos, y por la realidad que estamos viviendo, pasan la enfermedad como cualquier otro virus, sin mayores consecuencias. Por tanto, hay que advertirles que las medidas que se tomen serán para evitar el contagio a personas de mayor riesgo, pero que ellos deben estar tranquilos porque ya saben lo que es tener fiebre y tos.
  • Debemos transmitirles que sus compañeros siguen siendo sus amigos a pesar de las medidas de prevención, aunque de momento deban guardar cierta distancia, y evitar compartir algunos juguetes y materiales.
  • Los profesores les siguen queriendo a pesar de no dar abrazos y besos, pues son ellos los primeros que tienen que seguir las normas para dar ejemplo a los niños.
  • Los niños no deben sentir miedo del prójimo, sino que deben entender que se tratan de medidas que tenemos que llevar a cabo para cuidarnos unos a otros y que nos ayudarán a no enfermar e irán desapareciendo.
  • Debemos ser comprensivos con los niños cuando les cueste guardar la distancia, no tocar los materiales de su compañero etc… y no regañarlos. Es normal que los niños busquen el contacto. En esta situación debemos explicárselo de nuevo individualmente y pedirles que traten de cumplirlo. Pero en ningún caso debemos mostrar enfado, pues podría generarlos sentimientos de culpa, y esto en los niños suele derivar en estrés y ansiedad.
  • Los educadores infantiles, profesores y demás personal del centro deben seguir mostrando su afecto a través de la mirada, los gestos, los reconocimientos, el agradecimiento, la modulación de la voz, o cualquier otro recurso que permita trasmitir muestras de cariño sin demasiada cercanía física. Debemos evitar que la distancia física se traduzca en una distancia emocional.
  • Los padres son un pilar fundamental para el desarrollo de los niños. A pesar de que es el profesor y el resto de los alumnos los que estarán en el día a día dentro del centro escolar, ese refuerzo no será del todo posible sin la ayuda de los padres. Por ello y a pesar de la situación, debemos normalizar la vida de los niños y cuidar su equilibrio emocional que pasa por compartir, explorar su entorno y tener oportunidades de estimulación e interacción social fuera del ámbito familiar.

Desde el inicio de la pandemia, el departamento psicopedagógico de BRAINS NURSERY SCHOOLS ha realizado un intenso proceso de reflexión para dar la respuesta más adecuada e individualizada a las necesidades de sus alumnos y familias, tras un duro momento de crisis sanitaria, económica y social, de la que debemos salir fortalecidos y formados. La empatía y la gestión de las emociones tiene un impacto directo en el desarrollo del aprendizaje, y más en un momento como el que estamos viviendo.

Su programa de educación emocional y valores (PROGRAMA BNS) desarrolla en sus alumnos herramientas para lograr un entorno y una sociedad mejor y proteger su salud mental ante adversidades como la que estamos viviendo con esta pandemia. Por lo tanto, es importante, enseñarles a calmar la amígdala y activar la corteza prefrontal para tener una mentalidad más abierta, empática, reflexiva y fuerte frente al estrés, y con recursos para superar futuras adversidades.

Desde BRAINS NURSERY SCHOOLS, el objetivo es aportar una educación multidisciplinar y especializada en los niños desarrollando fortalezas, habilidades, desarrollo cognitivo, creatividad, paz, etc., de esta manera se trabajan las áreas que componen el desarrollo humano desde la infancia, de la mano de expertos y en la etapa de 0 a 6 años, la más importante para crear la mejor base de la vida adulta.

Ven a conocer BRAINS NURSERY SCHOOLS  www.brainsnursery.com

Calle la Salvia, 44-46, (Complejo Qbic) 28109, La Moraleja
91 650 30 30

 



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja