Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
30 de julio de 2021
Síguenos en:

Antonio Garrido-Lestache Pediatra, promotor de la huella dactilar del recién nacido

Escrito el en Noticias

La moraleja

La respuesta al sueño de toda una vida, del doctor Antonio Garrido-Lestache, ya está aquí. Gracias a los avances tecnológicos en el campo de la biometría, el sueño de poder identificar debidamente a los recién nacidos, para salvaguardarles del peligro, podría estar a la vuelta de la esquina.

Tras más de 60 años de vida profesional dedicada a los niños, y más de 30 trabajando en la investigación e implantación de un sistema fiable de identificación del recién nacido, el doctor Antonio Garrido-Lestache es, en la actualidad, una de las autoridades más relevantes a nivel mundial en esta materia.

“Un niño que no es identificado correctamente, no sólo corre el peligro de ser separado de sus padres biológicos, sino que podría perder todos sus derechos y  aún podría ser víctima de trata, abusos y maltratos”, dice con pasión y tristeza.

En 1989 consiguió obtener, por primera vez, la huella dactilar de un recién nacido gracias al uso de una tinta especial. Junto con la Interpol, demostró que este método era totalmente fiable como herramienta de identificación del bebé. Al presentarlo a los medios de comunicación, la consejera de Sanidad, doña Rosa Posada, dijo que la sociedad lo agradecería y que no tenía duda que, desde los tiempos de Ramón y Cajal, era la primera aportación española a la ciencia médica hecha por españoles, en España y con dinero español.

A continuación, denunció ante la ONU el desamparo del niño respecto a su identidad. Su denuncia fue aceptada. A Antonio debemos que la identidad se haya establecido como el derecho fundamental de los niños del cual se derivan todos los demás. Gracias a su trabajo, y con la colaboración de la policía científica y la Interpol, se creó en la Comunidad de Madrid el primer DNI del recién nacido, basado en las huellas dactilares y vinculado a la huellas de la madre. En el 2005, la Real Casa de la Moneda dedicó un sello conmemorativo al derecho del recién nacido a ser identificado. Doña Leonor, la actual Princesa de Asturias, fue la primera infanta española identificada al nacer con sus huellas dactilares.

Antonio conserva el entusiasmo intacto, y es una fuente inagotable de energía y lucidez que muchos quisieran para sí. Nunca ha tenido miedo de adoptar una posición valiente cuando ha sido necesario. Resistente, compasivo, creativo. Pediatra por vocación, ha dedicado su vida a sanar al prójimo por amor, recogiendo el legado familiar de los Lestache, gentes leales a la vida, al trabajo, al ejemplo y a San Roque. Antonio es, además, escritor y poeta. Un hombre que agradece a Dios haber nacido, vivido y servido a España.

Se siente satisfecho de saber que ya existen los medios tecnológicos para cumplir su sueño de poder instaurar el DNI infantil en todas las maternidades del mundo.

www.garrido-lestache.es



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja