Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
26 de septiembre de 2018
Síguenos en:

Slow garden, la inspiradora filosofía de los jardines de Fernando Pozuelo

Escrito el en Noticias Arte Diseño y Arquitectura

La filosofía slow, enfocada en disfrutar de los pequeños placeres diarios, es una corriente que ha inspirado el concepto de slow garden que Fernando Pozuelo Landscaping Collection imprime en sus jardines, pensados para disfrutar y potenciar los cinco sentidos.

Espacios con toques de los jardines japoneses, con criterios compositivos, de perspectivas visuales y matemáticos. También están influenciados por el Feng Shui, que estudia los flujos energéticos; y por el jardín griego, basado en relaciones humanas y en el intercambio.

Entre las características que debe cumplir un slow garden, el paisajista Fernando Pozuelo enumera algunas de los más importantes, como su ubicación, ya que tienen que ser espacios en los que empaparse de naturaleza, abrir la mente y ser conscientes de la vida que hay a nuestro alrededor.

Cada jardín cuenta con una forma y vegetación particular, adaptada al clima y el suelo donde se levanta el jardín y a las necesidades de aquellos que disfrutarán de él. La armonía es la clave en la composición de estos espacios. Se pueden crear jardines llenos de vegetación y también incluso en zonas áridas donde el contraste entre el terreno y los volúmenes creados por las plantas genera un torrente de emociones y una experiencia única a todo aquel que visita este tipo de lugares.

Estos espacios de vanguardia pueden jugar también con una característica que apela a uno de los sentidos principales: el aroma. La variedad de olores que se perciben es clave para disfrutar de la experiencia slow, destaca Pozuelo.

Los jardines slow parten de la idea de disfrutar cada detalle del lugar en cualquier época del año. Otra clave es la personalización, la adaptación al gusto de las personas que los habita: “La máxima de los slow garden es que uno mismo sea el protagonista indiscutible del espacio, posibilitando, así, la generación de tiempo de calidad que se traduce en disfrute y relax”, subraya el paisajista. La interacción entre el jardín y la persona equilibra las energías generando lucidez, que favorece la toma de decisiones.

Y añade: “En un mundo de prisas, contar con un espacio personal que nos invita a la meditación es un regalo”. “Vivir sin percibir el entorno no es más que una carrera, mientras que la belleza reside en ser conscientes de los detalles”, concluye.

Más información:
www.fernandopozuelo.com



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión