Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

aceptar cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
La moraleja
25 de abril de 2019
Síguenos en:

Finca Monjarama, cosecha tus fresas ecológicas a diez minutos de casa

Escrito el en Noticias

La moraleja La moraleja

Caemos muchas veces en la tentación de buscar en la lejanía tesoros sin ver lo que hay bajo nuestros pies. Tanto más atractiva parece una escapada cuanto más remoto sea el destino. Un error. Y es que todavía son muchas los vecinos de la zona norte que desconocen que el más sabroso de los frutos rojos, la fresa, se extiende por hectáreas aquí mismo, en San Sebastián de los Reyes; y lo más emocionante, que las puede cosechar uno mismo o en familia.

Hugo Vela Marionnet es el responsable de esta espléndida finca de agricultura ecológica, Monjarama, situada a orillas del río Jarama. Madrileño de cincuenta años, este agrónomo formado en California y Holanda continúa una tradición iniciada por su bisabuelo en la Francia de 1870. La madre de Hugo, heredera de la pasión por el cultivo, se casó con un español, y así la herencia agraria arraigó en España, siendo en 1972 cuando compraron esta finca hoy conocida como Monjarama.

Desde que Hugo tomó el mando de la finca tuvo claro que evitaría totalmente el uso de agroquímicos tan presentes en agricultura, pues “para alimentar personas no hay que envenenarlas”. Y añade: “He seguido haciendo lo que mis antecesores hicieron, pero de una manera más respetuosa con el medio y con las personas”.

El mejor producto de Madrid
Su cultivo estrella es la fresa Mara des bois, una pequeña fresa de inigualable dulzor galardonada como mejor producto de la Comunidad de Madrid en 2016, amén de otros premios gastronómicos recibidos. Hay quien se atreve a llamarla el caviar de las fresas.

¿Su secreto? “Son cultivos asociados al tipo de suelo: una tierra limosa arenosa, un ph concreto, son condiciones que hacen que la fresa adquiera muy buen sabor. Los franceses llaman terroir, condiciones exclusivas de un lugar muy concreto”, nos explica este embajador del mundo rural en el mundo urbano. No disimula su vocación por enseñar y confiesa: “Mi actividad está en la educación”.

La fresa se vende directamente en la finca, en tiendas especializadas como Espacio Orgánico, El Vergel, Macabeo, Ecocentro y otras, en mercados de productores, grupos de consumo y a algunos restaurantes. Pero lo más destacable es que cualquiera puede disfrutar de la experiencia de cosechar sus propias fresas, desde la primavera hasta entrado el otoño.

Una forma diferente de comprar, a cielo abierto, donde “la gente se lleva una experiencia, que se puede hacer con los niños, una experiencia de aprendizaje, un know how, donde uno aprecia más el sabor de lo cosechado. Aquí se viene a disfrutar”. Hugo Vela quiere fomentar este ocio que también es cultura (no olvidemos que fue el cultivo lo que derivó en cultura). “Igual que vas a visitar la catedral de Toledo o la de Burgos, muchas veces se nos olvida que el patrimonio botánico se puede visitar, que es al menos igual de importante. Son visitas muy pedagógicas”. Por eso tantos colegios deciden llevar a sus alumnos a pasar un día en su finca.

En Monjarama no sólo hay fresas: tomate, pimiento, patata, melón, sandía, calabacín, otros frutos rojos como la frambuesa y un largo etcétera completan este delicioso mosaico de color y sabor ubicado a las mismas puertas de la ciudad. “Nuestra línea es la del sabor”, insiste.

Hay una hectárea de viña, otra de calabaza, otra de huerta y variedades exquisitas de espárragos. También se cultivan flores como peonías y lirios. Elaboran además sus propios zumos naturales, y todo ello disponible en su tienda de la finca.

Al lado de casa, una experiencia agrícola, una gran opción para consumir producto ecológico local.

 

Texto: Fernando García de Vinuesa.



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión

La moraleja La moraleja La moraleja