Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
19 de noviembre de 2018
Síguenos en:

Los jardines de otoño, por Fernando Pozuelo Landscaping Collection

Escrito el en Noticias

Esta época del año supone un momento de transformación para toda la naturaleza existente. Las especies caducifolias, que van transformando el tono de sus hojas impregnándose de colores que no se pueden ver en otras estaciones, nos ofrecen en otoño un escenario de color único.

El estudio de paisajismo Fernando Pozuelo Landscaping Collection apuesta por complementar los matices más clásicos del otoño con los más vivos, creando un jardín de contrastes. Es habitual encontrar colores dorados en carpes y hayas, rojizos en especies como el liquidámbar, la parrotia o la lagerstroemia, y espectaculares amarillos en moreras y gingkos. Además, podemos añadir especies que pongan el contrapunto floral en esta época del año como pueden ser los brezos, las callunas, el aster, el cyclamen y los diversos tipos de violas.

Aprovechando que se puede disfrutar de un jardín florecido hasta bien entrado el invierno, Fernando Pozuelo, paisajista, fundador y director creativo del estudio, confía en los colores llamativos para romper con la escena otoñal. Para ello, podemos recurrir a la hortensia, que no llevan bien un exceso de calor y se mantiene con tan solo un par de horas de luz al día y humedad. Tanto el pensamiento como el hibisco son capaces de mantener su floración aportando tonos vivos al jardín. También colorean el paisaje otoñal el ciclamen y las margaritas aster contribuyendo a alegrar el espacio. El abedul decora el lugar caracterizado por su corteza blanquecina mientras que el cerezo atrae las miradas por el intenso rojo de sus hojas caducas que caerán con la llegada del invierno.

Para conseguir una conjunción perfecta recurrimos a la iluminación que permite destacar los diferentes componentes del jardín, resaltando los colores vibrantes que convierten el entorno en un espacio singular del que disfrutar. Aprovechamos, además, esta luminosidad para compensar la falta de luz que se hace notable con el paso de los días.

El paisajista realza esta época del año y reconoce: “Nos encontramos ante un momento precioso en el que deleitarse con nuestros espacios exteriores con suaves temperaturas y escenarios sorprendentes en matices”.

Además, con el objetivo de potenciar la belleza de los jardines en esta época del año, es fundamental abonar la zona puesto que son muchas las plantas que disfrutan de una segunda primavera durante el otoño. “Realizar esta tarea correctamente ayudará a las especies vegetales a endurecerse con vistas al invierno, soportando mucho mejor las inclemencias de dicha estación”, declara Pozuelo.



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión