Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
20 de noviembre de 2018
Síguenos en:

Profesores veteranos

Escrito el en Especiales

La Moraleja y todo su entorno se ha convertido en las últimas décadas en una zona estratégica y de referencia en el campo de la educación. Los mejores colegios de Madrid y podemos decir que hasta de España, se concentran aquí. Sus profesores más veteranos nos explican de primera mano la filosofía, evolución y pedagogía de estos centros educativos. ¡Conócelos!

Cuando Gisela Jonang -profesora del Colegio Escandinavo de La Moraleja– estudiaba hace 40 años, lo hacían centrándose en la “pedagogía del dialogo”, es decir, en cómo dialogar con los niños: por qué, cómo, cuándo, explicar cómo piensas, intentar profundizar, etc. Y esto ha vuelto con el nuevo sistema educativo sueco. Los niños son más individualistas hoy en día y por eso la educación se adecúa más a la de cada pequeño.

“Nosotros trabajamos siguiendo el sistema educativo sueco, tenemos inspecciones regularmente desde Suecia para asegurarse de que sigamos sus directrices. El plan dice que los alumnos deben conocer y participar sabiendo las metas que les exigen en su aprendizaje”, comenta la maestra. Y añade: “Es importante hacer despertar en los alumnos el interés por aprender. Los jóvenes de hoy son activos, participativos e interesados, y eso hace que el trabajo sea muy divertido”.

Aunque ya le quedan pocos años de trabajo, tras una vida dedicada a la enseñanza, Gisela Jonang asegura que sigue disfrutando mucho del colegio y de sus alumnos. “Nunca me he aburrido, ningún año es igual, cada clase es distinta”, subraya.

Patty Seco Back, veterana profesora de Aldeafuente, nos habla de la evolución de este colegio. Así, nos explica que sus aulas son auténticos foros de innovación desde sus inicios.

“Como colegio bilingüe, con el inglés como lengua vehicular en diferentes áreas, ha implantado innovaciones en Science Technology y cuenta con un proyecto propio para el aprendizaje de este idioma por inmersión desde Infantil”. Y destaca: “Una de las innovaciones que más me ha sorprendido es el proyecto de “Matemáticas Divertidas” de Infantil, a través del cual los niños aprenden los conceptos matemáticos a través del juego”.

En cuanto a su método pedagógico, Aldeafuente ofrece una educación personalizada en un entorno donde las familias y profesorado trabajan juntos para sacar lo mejor de cada alumno. La tutoría individualizada con las familias y los alumnos es una de las claves de la calidad educativa del colegio.

Esta profesora destaca su responsabilidad social. “Entre todos debemos promover una educación donde la mejora personal vaya siempre acompañada de un compromiso hacia los demás. El trabajo bien hecho en las tareas cotidianas es lo que construye una educación con mayúsculas”, subraya.

Tal y como dice el lema de Los Sauces: “Los alumnos deben ser los verdaderos protagonistas de su aprendizaje”. Algo de lo que sabe mucho José Antonio Morán García, docente de este centro educativo de La Moraleja desde hace 35 años.

“Los Sauces ha analizado las nuevas corrientes a lo largo de los años, por ello ha ido introduciendo los idiomas, los valores, el deporte, las nuevas tecnologías y ahora la Inteligencia Emocional y el Aprendizaje Cooperativo”, asegura este profesor.

“Hemos pasado de unos alumnos que eran poco menos que agentes pasivos de su aprendizaje a conseguir la participación e implicarles de forma activa en todo el proceso de enseñanza-aprendizaje”, declara con orgullo Morán García, Jefe de Estudios de Educación Infantil y Primaria. Una metodología en la que el profesor tiene que ser más un guía que un transmisor de conocimientos.

Asimismo, el maestro reivindica unidad y estabilidad en el sector: “Ya son muchos años los que llevo en educación y muchas las leyes educativas que he experimentado, por eso me gustaría que en este país se consolide un pacto educativo. Es necesario que todos los agentes sociales se impliquen en la educación y formación de los profesionales del futuro”.

Jacky Walters lleva una década ejerciendo como profesora en King’s College School, primero en su centro de Soto de Viñuelas (Tres Cantos) y desde hace 8 años en La Moraleja, como Directora de Secundaria. “Me siento muy afortunada de trabajar con ellos cada día”, asegura Ms Walters refiriéndose a sus alumnos.

En los colegios King’s College se sigue el sistema educativo británico, muy enfocado en toda la experiencia de aprendizaje de cada alumno de forma individual. En este sentido, la educadora asegura que una de sus funciones más importantes siempre ha sido “conocer bien a cada estudiante”, entablando tanto con ellos como con sus padres una relación cercana. Esto, según Ms Walters, es especialmente beneficioso “para el desarrollo personal y el progreso académico de cada niño”.

Tanto el acceso a Internet como a las últimas tecnologías en el aula se ha incrementado muchísimo. Ya no vale con impartir conocimientos a los alumnos: todo lo que quieren saber lo tienen “a un clic”. “Por eso, ahora nos enfocamos mucho más en el desarrollo de habilidades como la reflexión y el pensamiento crítico, además de inculcarles un amor por el aprendizaje que espero que permanezca con ellos de por vida”, subraya.

Eduardo Rodríguez Martín empezó a trabajar en la Institución Educativa SEK en 1980 y este curso 2015-16 ha sido su 36º año como profesor. Además, desde 1987 es coordinador del Departamento de Ciencias.

Como educador ha vivido muchos cambios, quizás el más evidente de todos es el tecnológico, pero los de mayor calado no son tan evidentes desde fuera. “Hemos pasado de una educación centrada en los contenidos a otra centrada en habilidades: estamos preparando a nuestros alumnos para profesiones que no conocemos y para ello sólo podemos darles herramientas eficaces para desenvolverse en el entorno profesional que les toque vivir”, asegura.

Como colegio internacional, sigue los programas del Bachillerato Internacional (I.B.) y en el trabajo diario, la metodología característica es el Aula Inteligente Digital basada en las metodologías activas, la flexibilidad de horarios, la creación de espacios al servicio del aprendizaje, el trabajo colaborativo, el desarrollo de las habilidades STEAM, el pensamiento crítico y el aprendizaje transdisciplinar con el apoyo de la tecnología.

Utilizan modelos de éxito como “HarKness Table” y desarrollan otros nuevos espacios de aprendizaje como los “Maker Space” que ayudan a sus alumnos a desarrollar su potencial mediante el “Learning By Doing”.

Este veterano de la docencia afirma: “Si tienes verdadera vocación, es una profesión maravillosa, trabajas con personas, cada una diferente, que te dan alegrías, te exigen ser creativo, te aprecian y te lo demuestran. Nunca hay un día igual que otro. Si volviera a nacer volvería a ser profesor SEK”.

Con un sistema pedagógico que combina tradición e innovación, en Highlands School El Encinar apuestan por un trilingüismo real, por el aprendizaje basado en proyectos fomentando cada vez más la creatividad y la capacidad de adaptación, y sin olvidar las nuevas tecnologías aplicadas en el aula.

Así nos lo cuenta María Eugenia Ochoa, profesora fundadora de este centro, quien asegura que estamos viviendo un cambio de paradigma en la educación. El profesor ha dejado de ser el centro del aula y actualmente lo es el alumno. Ahora el colegio no es sólo un transmisor de conocimientos, sino un facilitador para que cada estudiante desarrolle diferentes habilidades, como el aprender a buscar información de modo crítico, organizarla… Y todo a través de una metodología lúdica y entretenida donde es muy importante el trabajo en equipo y la inteligencia emocional.

“En este colegio trabajamos para desarrollar no sólo la parte intelectual de los niños, sino también la humana y la espiritual”, destaca. Y añade: “todo ello en un ambiente de cercanía y mucha alegría, es un orgullo para mí poder decir que los alumnos vienen felices al colegio cada mañana”.

Mrs Gail Aston ha trabajado durante más de 15 años en el ámbito de la educación en diferentes países. Una experiencia que le ha permitido tener una visión global de cómo ha evolucionado el currículum, políticas y procedimientos en las clases. Actualmente es Headteacher of Primary Phase en el Colegio St George’s School Madrid.

“Todos estos avances se han traducido en mejoras para los niños”, asegura. Y añade: “Hemos avanzado en los recursos de los que disponemos en las clases, haciéndolas mucho más motivadoras para los niños y en la comunicación con las familias”.

En St George’s se imparte el sistema británico. Un centro educativo donde saben que todos los niños son diferentes y por ello sus profesores adaptan el currículum y la enseñanza a las necesidades individuales de cada alumno, para garantizar que todos alcanzan su máximo potencial.

Sus clases son creativas y dinámicas, y hacen especial énfasis en la colaboración. Además, su proyecto educativo está basado en cinco valores muy importantes para que los jóvenes sean excelentes estudiantes pero también excelentes personas: respeto, responsabilidad, bondad, ser justos y dar lo mejor de cada uno.

Maite Sánchez Ferrero es profesora del Colegio Base desde hace 38 años. Como directora de E.S.O y Bachillerato, nos habla de la educación liberal de este centro, un colegio que defiende un sistema de enseñanza personalizada y el razonamiento como herramienta principal del aprendizaje.

“Se aplican especialmente los ‘método activos’ por entender que el conocimiento es un proceso de autoformación. Cuando mejor se aprende es cuando el alumno lo hace personalmente experimentando, observando y reflexionando. Al acabar los jóvenes habrán alcanzado una sólida formación en valores, serán personas críticas y capaces de tomar decisiones, por lo tanto cuanto más instruidos y cultivados salgan mejor podrán afrontar los retos que se les irán presentando a lo largo de su vida”, declara.

Haciendo una retrospectiva de lo que era la educación en España y de lo que es actualmente, Sánchez Ferrero lo compara con el método de trabajo en los años 70. “El aula se componía de pizarra, tiza, borrador y algún proyector de diapositivas. Ahora el profesor debe ser un líder que organice las tareas de sus alumnos, estimule el trabajo en equipo, la comunicación, la exposición de sus conclusiones y todo ello con una herramienta fundamental, las nuevas tecnologías”.

Esta veterana profesora cree firmemente que un “buen colegio” se tiene que caracterizar por la calidad de sus profesores, porque la dirección cuide de que su línea pedagógica sea implantada en todos los proyectos y por la colaboración con las familias.

Barry Hughes lleva 27 años dedicado a la enseñanza en el colegio ICS, pionero en la educación internacional de alta calidad en España, donde se hace especial hincapié en el respeto hacia la cultura de otras naciones, de otras mentalidades y formas de pensar.

Esto se consigue con un plan de estudios estimulante que fomenta sobre todo el pensamiento crítico y de principios. “Trabajamos en un ambiente positivo de estudio y tenemos presentes las necesidades específicas de cada joven, no solo las académicas, también sociales y emocionales. Somos conscientes de las demandas tecnológicas del momento y de potenciar los valores del deporte o las artes”, declara.

Este profesor hace una retrospectiva de lo qué es y era la educación tras casi tres décadas de trabajo. “Ahora los alumnos participan de forma más activa, son protagonistas de su propio aprendizaje; el profesor es más el instrumento que facilita dicho aprendizaje”, destaca.

En cuanto a su plan de estudios, se sienten orgullosos de ser el único centro en Madrid que ofrece en inglés, tres programas de Bachillerato Internacional (B.I.): Programa de Escuela Primaria (PEP), Programa de Años Intermedios (PAI) y Programa del Diploma (PD). “Para mí es un orgullo haber formado parte de sus éxitos y de sus vidas”, concluye.

Caridad Galindo Liétor comenzó a trabajar en 1979, por aquel entonces los alumnos en el aula superaban los cuarenta niños y el aprendizaje era mucho más memorístico, dedicándole menos atención al desarrollo social y emocional. “Valoro el equilibrio entre respeto y confianza que se establece actualmente en la relación de los alumnos con los profesores”, asegura esta profesora con más de 37 años de experiencia.

“Desde los Colegios Brains potenciamos el aprendizaje cooperativo, basado en proyectos y, por supuesto, el aprendizaje de idiomas para favorecer una comunicación global. Es fundamental desarrollar en el alumno competencias, no acumular contenidos sin saber su aplicación en la vida diaria, se trata de comprender la relación que hay entre lo que aprendemos en el colegio y la realidad”, destaca.

Un proyecto educativo donde atienden no sólo al desarrollo académico, también es fundamental el desarrollo personal, social y emocional. Además, las nuevas tecnologías están presentes en las aulas como herramienta facilitadora del aprendizaje. También el ejercicio físico. Asimismo, las familias saben que cuentan con un equipo coordinado que va a atender todas las necesidades que puedan surgir en este apasionante camino.



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión