Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
20 de julio de 2018
Síguenos en:

Descansar potencia la pérdida de peso, por Zagros Sports

Escrito el en Noticias

Desde Zagros Sports nos dan las claves para combinar entrenamiento y descanso de forma efectiva. Y lo mejor, perderás peso. ¿Quieres saber por qué?

Respetar el descanso y los tiempos de entrenamiento es clave para que el ejercicio surta efecto sin dañar el organismo. Quienes siguen una rutina para perder peso deben descansar 3 días a la semana para acelerar el metabolismo de forma progresiva y permitir la recuperación de los músculos, pudiendo así aumentar la intensidad en las sucesivas sesiones de entrenamiento.

Practicar ejercicio diario de forma excesiva se traduce en lesiones, ya que el cuerpo no está preparado para tan alto esfuerzo de forma repentina. Lesiones que pueden conducir a la desmotivación y el abandono del gimnasio. Por ello, los expertos de Zagros Sports recomiendan controlar el ansia por quemar grasas y conseguir la forma física deseada y establecer objetivos alcanzables a corto plazo. Roberto Crespo, entrenador personal, nos aconseja combinar entrenamiento con descanso para aumentar la efectividad del deporte.

El descanso aporta al organismo la energía necesaria para desarrollar las actividades cotidianas y entrenar. Se trata de un proceso regenerativo y de adaptación que prepara los músculos para la próxima sesión de entrenamiento. Para quienes buscan quemar grasas acumuladas y bajar de peso, la falta de descanso puede ser contraproducente.

Su ausencia desencadena un aumento de la resistencia a la insulina y que el cuerpo no procese los carbohidratos de forma correcta. Si esto ocurre, la glucosa ingerida con los alimentos no llega a las células musculares para convertirse en energía, sino que se acumula en la sangre y condiciona una mayor producción de ácidos grasos en la zona abdominal. A su vez, la falta de descanso provoca que disminuyan los niveles de serotonina, hormona que regula el apetito.

Con una rutina quema grasas de intensidad moderada la recomendación es dejar un día de descanso entre cada jornada de deporte, en total 3 días libres a la semana. A medida que el organismo se vaya acostumbrando al ejercicio y se consiguen los primeros objetivos, se puede reducir el descanso a 2 días. A medio y largo plazo también es posible adoptar un descanso activo, es decir, emplear los días libres para dar un paseo, unos minutos de natación o montar en bici. “Pero no te exijas demasiado esfuerzo, disfruta de la actividad”, sostiene Crespo.

Ocho horas de sueño para la recuperación de los músculos
Además de intercalar días de descanso con días de ejercicio, el sueño es esencial para la recuperación y adaptación de los músculos. El mejor momento es por la noche, cuando que se activa la hormona del crecimiento, y según la intensidad del ejercicio varía el número de horas de sueño recomendadas. Asimsimo, con un entrenamiento de alta intensidad los músculos necesitan entre 10 y 12 horas de reposo. En el caso de practicar deporte a intensidad moderada bastará con 8 horas de sueño.

Por otro lado, para quienes buscan tonificar sus músculos y siguen una rutina de trabajo de hipertrofia, el descanso de cada grupo muscular debe ser escalonado. Deben dejar descansar los músculos más pequeños (bíceps, tríceps, etc) un par de días y los grupos musculares más grandes, como los de la espalda o el pecho, hasta dos días y medio o tres. En su caso se irán alternando diferentes rutinas de ejercicios según el día para componer un entrenamiento global. “Nosotros recomendamos entrenar una vez a la semana cada grupo muscular, ya que un músculo descansado rinde mucho más y se adapta al último trabajo realizado ganando fuerza o volumen y preparándose para el próximo nivel de exigencia”, subraya este entrenador personal.

Riesgos de restar calidad al descanso cuando se entrena
Entre las lesiones más comunes que se pueden producir en los gimnasios se encuentran los daños por sobre esfuerzo. Forzar el cuerpo con entrenamientos diarios, sobre todo si no se ha practicado deporte con anterioridad, puede provocar lesiones graves. A nivel psicológico, sufrir sucesivas lesiones desmotiva a los deportistas y los cohíbe a la hora de probar nuevas actividades o subir el nivel de intensidad de los entrenamientos. Es por ello que los expertos recomiendan contar con el asesoramiento de un entrenador personal que diseñe un plan de entrenamiento personalizado y adaptado a las necesidades de cada persona, con aumentos graduales y seguros del nivel de exigencia.

www.zagrossports.com



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión