Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
25 de febrero de 2018
Síguenos en:

Entrevista a Miguel Arias, dueño de Aspen y Café Pino en La Moraleja

Escrito el en Sociedad

Empresario y amante del esquí, Miguel Arias es el propietario en La Moraleja de Café Pino y Aspen, uno de los restaurantes más emblemáticos del norte de Madrid. Defensor a ultranza de la intimidad de sus clientes, a los que entrega lo mejor de sí mismo, para lamoraleja.com ha contado cómo llegó a la zona y sus inicios en el mundo de la hostelería.

¿Cómo empezó su aventura empresarial en La Moraleja?

Miguel Arias.- En 1980 compré una casa en La Moraleja y me vine a vivir aquí con mi familia. Pasaba todos los días por la plaza y de vez en cuando trataba de comer o cenar en un restaurante llamado Ascot, cosa que resultaba muy difícil por su situación, servicio y por la apatía que había. Fue entonces cuando los propietarios lo traspasaron y a mí se me ocurrió cogerlo, cambiar el nombre y convertirlo en Aspen, un local que de verdad cubriera las necesidades de la zona.

¿A qué se debió el nuevo nombre?

M. A.- A pesar del enfado de varios clientes antiguos, lo cambié porque tenía claro que si algo no funciona es un error mantener el nombre. Como además yo no tengo nada que ver ni con caballos ni con ingleses, y en cambio mi vida ha estado muy ligada al tema del esquí, decidí que a un lugar como La Moraleja había que darle un restaurante con el nombre de la estación de esquí con más categoría de USA, ASPEN (Colorado).

Cuando usted llegó apenas había restaurantes. Pero desde hace unos años la plaza cuenta con una mayor oferta. ¿Qué opina de esto?

M. A.- Para mí, en este momento hay un exceso, y la infraestructura no está preparada para tantas sillas y mesas. Creo que hubiera sido más acertado poder abrir más tiendas y utilizar la plaza como punto de encuentro de la zona norte de Madrid.

Por curiosidad, cuando Miguel Arias cena en Aspen, ¿qué se pide?

M. A.- Cuando voy a Aspen suelo probar cosas nuevas que prepara Nico para introducirlas en la carta. A veces también tomo algún plato que no salió suficientemente bien, para ponerlo a punto.

También tiene un restaurante de referencia en Palma de Mallorca: Flanigan.

M. A.- Flanigan cumple ahora 25 años y sí, ha sido el referente en Puerto Portals.

El año pasado inauguramos justo encima Único, un local especializado en pescados y mariscos. Asimismo abrimos La Cantina, también en Puerto Portals, para empleados de la marina y familias con gente menuda.

Restaurantes, bares, agencias de viaje. ¿Cuál es el secreto de su éxito como empresario?

M. A. No hay secretos. Solo trabajar y trabajar. Y estar atento para darle al cliente el mejor producto al mejor precio y de una manera eficaz. En definitiva, conseguir que quiera volver.

¿Tiene planes de expansión en La Moraleja?

M. A.- Siempre que haya oportunidades, al igual que hice con Café Pino y Aspen Bar, estoy dispuesto a dar lo mejor de mí para que la gente se lo pase bien.

Dejemos de lado el trabajo. ¿Dónde suele ir a esquiar? ¿Nos recomienda alguna estación?

M. A.- Me gustan mucho Baqueira en España, Courchevel en Europa y Aspen en USA. Pero por encima de todas ellas, el mejor esquí del mundo se encuentra en Canadá. Es el Heli-ski de CMH, que yo represento a través de mi agencia Arias Travel & Service. Voy dos veces al año con un grupo de clientes que confían en mí.

Por cierto, ¿qué le parece la venta de La Plaza de La Moraleja?

M. A.- ¡Me parece fenomenal, ahora estamos en manos de profesionales!

Para acabar, una curiosidad. Se dice que es amigo de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos. ¿Ha cenado en alguno de sus restaurantes?

M. A.- Yo he repetido que S.M. El Rey no tiene amigos y yo no soy nadie para comentar sobre su persona. Ha venido a Aspen en alguna ocasión, pero uno de mis principios que cumplo a rajatabla es no comentar sobre las personas que acuden a mis locales.

Escrito por María Couso – Fotos de Luis Benolier



Te recomendamos:



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión