Cerrar


¡Bienvenido!

Suscríbete a nuestra newsletter para poder recibir todas las novedades de La Moraleja en tu correo.


ENVIAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
25 de febrero de 2018
Síguenos en:

Chechu Biriukov, el ex jugador de baloncesto se reinventa

Escrito el en Sociedad

Sencillo, cercano y todo un caballero. Así nos recibió Chechu Biriukov en su restaurante de Las Tablas. Con un español casi perfecto y un ligero acento que delata sus orígenes, nos habla de su vida y trabajo sin tapujos. Este ex jugador de baloncesto llevó durante años la camiseta del Club Blanco y se codeó con grandes como Corbalán, Romay o los hermanos Martín. De esta etapa tiene muy buenos recuerdos, sobre todo de sus entrenadores, que le guiaron desde sus comienzos ya que vino a España con sólo 20 años desde la antigua Unión Soviética.

Un drástico cambio cultural que nunca fue un obstáculo para él, era un joven intrépido y muy independiente con una historia personal bonita e interesante que comenzó con su madre, una española que emigró a la URSS y se enamoró de un taxista ruso. De ella recuerda una gran frase: “haz deporte y hazlo bien, y así algún día podríamos volver todos a España”. Y así ha sido.

Biriukov nos cuenta cómo se reinventa un deportista profesional cuando se retira del juego, cómo se adaptó a España y lo importante que es su familia. Junto a su mujer ha emprendido un nuevo camino en el mundo de la hostelería abriendo Biriukov Bistró by Chechu, un espacio inundado de fotos de su vida, amigos, hijos, compañeros de baloncesto, de sus libros y recuerdos… Un restaurante preparado para que te sientas como en su casa. En cuanto a su carta, platos españoles, mexicanos y alguna sorpresa de la gastronomía rusa, como la famosa ensaladilla, ¡la auténtica!

Lamoraleja.com.- Qué hace un jugador profesional cuando deja el baloncesto. ¿Cómo se reinventa?

Chechu Biriukov.- Se renace como persona, por decirlo de alguna manera. Generalmente los profesionales siguen un poco el camino del deporte. Normalmente se convierten en entrenadores, algunos en agentes… Pero en mi caso ha sido distinto. Yo tenía unos amigos que trabajaban en el mundo de la televisión y montamos una agencia de representación que llevaba a actores y presentadores. Estuvimos activos durante 17 años pero con la crisis tuvimos que cerrar.

Hace unos 7 años mi mujer y yo nos vinimos a vivir a Las Tablas, y siempre pensamos en abrir algo juntos. Fue entonces cuando nos enfocamos en la hostelería y decidimos abrir un restaurante gracias al asesoramiento de un amigo y experto en el sector: Federico Fritzsch. Así se reinventa un jugador de baloncesto.

L.M.- ¿Qué personas marcaron especialmente tu etapa en el Real Madrid?

C.B.- Por supuesto, mi primer entrenador cuando llegué al Real Madrid en 1983. Lolo Sáinz me ayudó a adaptarme a España, al estilo de juego del equipo y lo más importante, confió en mí.  Gracias a él comencé a jugar, ¡y mucho! Otro entrenador que me marcó por su conocimiento del baloncesto fue el americano George Karl. A lo largo de toda mi vida deportiva una de las cosas que agradezco es que siempre he tenido buenos entrenadores. Y esto es muy importante para cualquier chaval que empieza, yo vine con veinte años y me dedico al baloncesto desde los diez.

L.M.- ¿Cómo ves ahora el baloncesto?

C.B.- Ha cambiado mucho todo. Nosotros entrenábamos en la ciudad deportiva y ahora son cuatro torres. El otro día vi un reportaje sobre las instalaciones para entrenar de los primeros equipos de baloncesto del Real Madrid y eran alucinantes. En nuestra etapa de deportistas no teníamos nada de esto. Sobre todo el área médica, la zona de recuperación de lesiones… Ahora el Real Madrid vive un dulce momento. ¡Llevamos un tiempo disfrutando de un equipo favorito!

L.M.- ¿Qué papel juegan tus padres a la hora de convertirte en jugador de baloncesto?

C.B.- Mi caso es un poco especial porque yo comencé mi carrera muy jovencito en la antigua Unión Soviética. Mis padres trabajaban, mi padre era taxista y mi madre como ayudante en un instituto de pediatría. No tenían tiempo para ocuparse de mí y una de las cosas que hacían las familias soviéticas era llevar a sus hijos a practicar algún deporte. Yo iba solo a mi escuela, a mis entrenamientos… tenía mi propia vida. Una de las frases que yo recuerdo de mi madre y que finalmente se cumplió fue: “haz deporte y hazlo bien, y así algún día podríamos volver todos a España”.  Y así ha sido.

Vinimos todos a España gracias a que mi madre era española y ese fue un poco el argumento, el retorno a su país. Porque si se hubiesen enterado (URSS) que tenía un contrato con el Real Madrid no me hubiesen dejado salir. Nosotros vivíamos bien, éramos privilegiados para esa época en Rusia, pero mi madre quería volver y cuando salió esto vimos la oportunidad de hacerlo.

Después tuve que esperar tres años para jugar en partidos internacionales, pero para volver a Rusia no tuve ningún problema. De hecho la familia regresaba de vacaciones.

L.M.- El cambio cultural cuando viniste a España fue importante. ¿Añoras Rusia?

C.B.- Cuando llegué no hablaba español y tenía que apañarme yo solito. Me pusieron una profesora que me iba explicando todo. Sigo teniendo acento pero aquí todo el mundo lo tiene: los catalanes, los extremeños… (Risas) Pero leo, escribo y domino el idioma, ¡porque me gusta!

En lo cultural era absolutamente distinto, no tenía nada que ver la vida en España con la vida de la Unión Soviética. De hecho, aquí se está mucho mejor que ahí.

Hace poco viajé a Moscú, llevaba siete años sin ir, y recordé porque me fui de ahí. Por el tiempo, la gente, la situación del país. Aquí las personas son mucho más alegres. Mi madre adora Rusia, pero una de las cosas con las que no podía era el tiempo.

L.M.- En esta última etapa has abierto un restaurante en Las Tablas: Biriukov Bistró by Chechu.

C.B.- En el restaurante tenemos fotos y recuerdos de nuestro pasado, de la familia, amigos, mis hijos, etc. Es todo muy familiar, como en mi casa. Hay muchos libros porque nos encanta leer. Aquí la gente puede ver cómo es mi entorno. Es la casa de los Biriukov.

En cuanto a la carta: tiene platos españoles y un par de propuestas rusas muy tradicionales, como los pelmenis, una especie de tortelinis rusos artesanos rellenos de carne de cordero, de pollo, de ternera o de cerdo; o la ensaladilla rusa, que es una de nuestras especialidades, pero la ensaladilla rusa que hay que hacer. Porque aquí se prepara con atún, pero eso no existe en Rusia. Ahí de toda la vida se hace con ternera o pollo, pero en la Unión Soviética era difícil encontrar carne, por lo que pasó a prepararse con mortadela. Así es como la hacemos aquí, es una receta de mi infancia, como la hacían nuestras madres y abuelas. También hay quesadillas mexicanas, huevos rotos… En el menú del día a veces incluimos alguna sopa rusa y estamos planeando meter nuevos platos de mi país en la carta.

Escrito por María Couso – Fotos de Luis Benolier



Te recomendamos:



Aún no hay comentarios en este artículo

Deja tu opinión