logotipo de lamoraleja
Mi cuenta Registrate »
Volver

La Sabina, el nuevo restaurante del Grupo Larrumba aterriza en La Moraleja

Escrito el 08/09/2017 13:04:09 en Shopping y aperturas

Ver imágenes
  • La Sabina, el nuevo restaurante del Grupo Larrumba aterriza en La Moraleja

La Sabina, la última apuesta del Grupo Larrumba, acaba de abrir sus puertas en la concurrida Plaza de la Moraleja. A este punto de encuentro gastronómico se suma ahora un restaurante con cocina tradicional y una decoración espectacular con un marcado estilo mediterráneo. Un espacio luminoso donde se ha querido recrear la arquitectura de sus islas, su filosofía de vida y esa sensación de desconexión y paz.

En cuanto a su carta, encontrarás platos como el calamar de playa relleno de sobrasada o ibérico, las gamitas rayadas o el pollo picantón, porque aquí el verdadero protagonista es el producto y su sabor tradicional.

Su arroz, por ejemplo, es de la variedad albufera y se cultiva siguiendo la tradición arrocera valenciana por agricultores del palmar. Es más, todos sus arroces se elaboran con agua traída de Valencia específicamente para ello.

En cuanto a sus postres, que nunca deben faltar, nos proponen una torrija elaborada según la auténtica receta de la abuela y acompañada de helado de horchata. Y no olvides probar su coctelería.

 

 

Comentarios - La Sabina, el nuevo restaurante del Grupo Larrumba aterriza en La Moraleja

Mostrado 1 - 1 de 1 comentarios

Hacer comentario  por página
  • Emilio

    Escrito por Emilio, hace 6 horas

    Va por tí Kafka, hoy he comido en La Sabina. 

    Claramente este gente necesita rodaje, ... aunque no sé si con rodaje lo van a conseguir. 

    Primero no estaba el aparca y también ha costado localizarle al salir. Tampoco era un día de lleno en la plaza o en este restaurante. 

    La mesa muy pequeña, a penas caben los entrantes bien. Yo diría que sólo un plato en el centro. 

    La comida "de casa", quiero decir que uno espera alguna sorpresa cuando sale fuera, y no era el caso, los platos eran correctos y, por lo tanto, desajustados con el precio. Esta gente de la restauración se han apuntado a subir los precios (un arroz 18,50 €/persona), sin esforzarse en la calidad que debe acompañar.

    Obligan a que el arroz sea compartido con otro. Esto de que el cocinero mande sobre el cliente, ... en fin. 

    Además cobran el pan sin que esté en la carta (¡como me jode la puntillita final y por la espalda!), nos cobraron un postre de más (error, claro, pero a su favor). 

    El servicio lento, ya comentamos de este juego del ratón y el gato para lograr cruzar miradas con el camarero. Además no tienen algún plato del postre (y son como 7) ni alguno de la carta. Te mencionan unos al principio, pero otros tienes que descubrirlo unos 15 minutos después de haberlo pedido, cuando todos los demás ya han tomado su postre. 

    Como positivo: la decoración, el espacio y la acústica. Pero lo que es el manduque y el servicio, ... lo dicho, habrá que darles tiempo, ... muuuuucho tiempo. Entretanto hay mejores ruedos en los que torear (¿así lo decías tú, no Kafka?).

    Un abrazo, 

Comenta este reportaje

Si te ha parecido interesante puedes dar tu opinión sobre esta noticia rellenando el siguiente formulario. Gracias por tu colaboración

* Campos obligatorios